La Salud Emocional en el tiempo presente

emotional-healingSi queremos curarnos emocionalmente necesitamos que un gran porcentaje de nuestra energía esté enfocada en el tiempo presente. Todos los que están acostumbrados a hacer meditación conocen la dificultad de mantenerse conscientes en el presente: la mente tiende a vagar en todas las direcciones, y a menos que no regresemos constantemente con nuestra atención en el presente, todo el tiempo que queríamos dedicar a la meditación transcurrirá sin habernos quedado más que pocos segundos en el estado de calma que estábamos buscando. En realidad, es muy frecuente que el total de nuestras vidas sean afectadas por esta misma dinámica. Mucha de nuestra energía es empleada en mantener activas viejas heridas y en culpar a los demás por nuestros problemas y nuestros sueños incumplidos. También existe en muchas personas, la fuerte tendencia de preocuparse de lo que pueda pasar o no pasar en el futuro. Incluso la anticipación o la nostalgia de un evento agradable, es algo que jala nuestra energía afuera del aquí y del ahora.

Cuando nuestra energía está alimentando el pasado o el futuro, es difícil mantener nuestro bienestar emocional en el presente. También no sabremos cómo expresar nuestros logros: no podrán florecer porque falta la energía para soportarlos.
¿Cómo podemos cambiar esta situación? Antes que todo, el perdón tiene que volverse una prioridad. No se trata solo de dejar ir las heridas pasadas: también hay que reconocer que sin importar quién sea el responsable de habernos lastimado, él pudo actuar de esa forma y con ese rol solo porque nosotros le habíamos dado previamente permiso en el plan subconsciente, con el objetivo de recibir una lección de vida específica. Si podemos aprender por esta lección, podremos agradecer con nuestro corazón a las personas que participaron en ella, y ya no tendremos la necesidad de mantener la memoria de la herida: podremos hacer regresar nuestros espíritus y tendremos mucha más energía disponible en el tiempo presente.
Si hacemos esto con cada una de las viejas heridas y de las preocupaciones que consumen nuestra energía, adquiriremos mucho poder. Las esencias que nos pueden ayudar en esta tarea son:
Dagger Hakea, para resolver el resentimiento y el enojo hacia los que nos están cerca, y para perdonarlos; Bottlebrush para dejar ir y proceder hacia adelante; Mountain Devil para desarrollar el amor y la aceptación incondicionales abriendo así el camino al perdón hacia todas las personas con quienes estamos enojados o que percibimos como odiosas; Southern Cross para cuando tendemos a culpar los demás o nos sentimos víctimas, en cambio de aceptar la lección que se nos está dando; Sturt Desert Rose nos ayuda a perdonarnos a nosotros mismos.
Nos ayudarán también todas las esencias relacionadas al amor, como por ejemplo Sydney Rose, Bluebell, Five Corners y Flannel Flower. Sturt Desert Pea puede ayudar a procesar heridas y dolores profundos alentándonos a movernos de ahí.
En su libro Australian Bush Flower Essences, Ian White describe de forma muy práctica y detallista el proceso de trabajo con el perdón, un trabajo que verdaderamente vale la pena hacer.
Para ayudarnos a hacer frente con los eventos futuros Crowea es la mejor esencia, y también son útiles todas las esencias que trabajan en las áreas del enfoque y de la confianza. Si dejamos atrás el pasado y estamos en el presente, nuestras vidas mejoraran en todos los niveles.
Como escribe Gerald G. Jampolsky en su libro Love is Letting Go of Fear (“Amor es dejar ir el miedo”): “La paz profunda solo puede ser alcanzada cuando practicamos el perdón”.

Fuente: Ausflowers.com (traducción Bienestar en Forma)

Los comentarios están cerrados.